· La devoción de las vacas ·

_DSC8989

Me sorprende esa naturalidad y esa tranquilidad con la que actúan en el mismo centro caótico de la ciudad más bulliciosa, ruidosa y concurrida, en este caso de la India. En calles estrechas intentas no pisarlas, no caerte encima, ni pisar una boñiga fresca. Durante un recorrido puedes encontrarte con una mano en la pared y otra en el lomo de una vaca para pasar. O quizá un atasco, que no es algo poco habitual, con una de ellas en medio. Pero nadie la empuja, nadie la aparta, aunque podrían hacerlo, es más fácil rodearla.

Todo esto surge de mi necesidad de saber por qué la vaca y no otro animal, cuál es el verdadero origen de todo esto, y por qué todavía es un animal tan respetado. Como no, desde la visión de esta página, que no tiene si no por objetivo, subrayar que los animales son, igual que nosotros, parte del mundo. Y no están (o no deberían estar) ni por encima ni por debajo.

Es más que probable que ya hayáis oído cosas como, lo sagradas que son las vacas en la India, de que son intocables o  que morirían de hambre antes de matar a una de ellas. También hemos leído cosas como lo absurdo que es, que en uno de los países más pobres del globo, las vacas campen a sus anchas y sean alimentadas como lo es un ser humano.

_DSC8953

Si preguntas a un hindú si las vacas son sagradas, te responderán que sí. Lo hemos hecho, y esta ha sido la respuesta.  Ellas son la Madre Tierra que nos alimenta a todos. Son un símbolo de vida y de fertilidad. Esto es lo que todos sabemos. Pero mi curiosidad va más allá, quería saber si realmente era un acto de respeto ancestral, o era algo más.

En el hinduismo existen una gran cantidad de textos, algunos que no se han podido datar, en los que aparece la vaca, de forma metafórica, como forma madre del Universo. Aditi es una divinidad India que se menciona muchas veces en el Rig-Veda (II, 153). Tiene un papel fundamental en la creación del universo, es una figura maternal y de nacen de ella la  tierra y el espacio, un acto que se concibe aquí como un parto. Se la menciona de varias formas “madre cósmica”, o “vaca de luz primigenia”. Queda claro, que en los Vedas, se señala a la vaca como principio original.

El brahmán contribuye a mantener el orden cósmico y el dharma, y si si se quiere proteger el orden del mundo hay que proteger a la vaca del brahmán:  “Para aquellos que la reclaman, la vaca es una criatura divina” (Atharva Veda XII, 4, 11), “Guárdate de querer devorar la vaca del brahmán pues no está hecha para ser comida” (Atharva Veda V, 18, 1).

_DSC8996

En otros antiquísimos textos, concretamente en varios Puranas  la Diosa Tierra tenía forma de vaca, que accedió a entregar su leche, en la forma de granos y vegetación para la humanidad. Es decir, la vaca es simboliza la generosidad de la naturaleza hacia todos. Se la conoce como la nodriza de los humanos ya que además de alimentar a sus becerros, nos alimenta con su propia leche.

Relamente en la antigüedad no era cuestión de vegetarianismo, ni de no violencia, era una cuestión ancestral. A este principio, hay que añadirle el hecho de que Gandhi, era un defensor del vegetarianismo, y por lo tanto defensor de las vacas, tanto por temas del corazón, como de razón: “Para mi, las vacas son la totalidad del mundo subhumano. Merced a ella, el hombre es llevado a tomar conciencia de su identidad con todo lo que vive (…) proteger a la vaca, significa proteger a todo aquello que, en la creación divina, no está dotado de la palabra”. Lo que defendía Gandhi con todo esto, era mucho más que la vaca. Era  una agricultura a pequeña escala, la no-violencia,  el respeto por la vida, el vegetarianismo y el pacifismo.

_DSC8857

Muchas han sido las cuestiones que hacen que este país tenga una relación especial con las vacas. No hay que olvidarse de que las vacas son imprescindibles para mantener la economía del país, forman parte muy importante de su equilibrio.  Para este país, la vaca siempre es mejor viva, que muerta.  Las vacas proveen al país de los  cinco productos en que se basa su antigua economía: leche, mantequilla, yogur, orina y estiércol. Y por supuesto, es la madre de los bueyes que son absolutamente necesarios para los campos y la agricultura. Todos estos recursos se siguen usando en la India, los tres primeros como alimento, la orina como desinfectante, y el estiércol como combustible. Aunque esto ya forma parte de otro tema, es bastante probable que la India no pudiera sustentar una economía que incluyera una agricultura basada en la carne de este animal. Así que ahora entendemos, la razón por la que este animal, es valioso, y por qué es tan importante defenderlo.

En todo esto hay cabida para discusión, existen mataderos y se exportan vacas, ya que hay población en la India de otras religiones que sí, comen carne de vaca, y también se usa la piel una vez muerta. Y aunque se habla de proteger a la vaca y no comérsela, hay temas controvertidos que, cómo no, siguen generando conflicto en el país. Lo que nos queda claro es que no por una sola razón, la vaca es símbolo de este país, se la trata con respeto, y si hay algún animal en este país al que podamos llamar sagrado, desde luego, esa es la vaca.

 

Fuentes:

  1. Harris, M. (1980). Vacas, cerdos, guerras y brujas.
  2. Delumeau, Jean (1997).  El Hecho religioso. 
  3. Sechi Mestica, Guiseppina (1998). Diccionario Akal de la mitología universal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *